Bienvenidos al camarote

Los ensayos han comenzado. Y he aquí donde nos hayamos probando, repitiendo y ajustando réplicas, movimientos, cuadros y posturas fornicantes para lo que será en unos meses la versión rectal de Monique Fornique. Donde hemos levantado nuestro teatrillo, donde duermen —entre utensilios restauránticos— nuestros muñecos y nuestros sueños. Bienvenidos al camarote ortopédico. Sabemos que nada bueno saldrá de allí. Por eso nos gusta tanto, oigan.

Un retablo fantasmagórico, el genuino y trastabillante, preside la estancia.

Los muñecos comparten felizmente lugar de pernocta con cebollas, viejas cafeteras arrumbadas y otros enseres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s